(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

Lección 8 

16 al 23 de febrero 



La experiencia 
del discipulado 




«Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. 

"Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, 

que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga"». 

Marcos 8: 34 



Poniendo 

el conocimiento en práctica 



Sábado 
16 de febrero 






INTRODUCCIÓN 

Marcos 8: 34 

«¡Debes practicar tu lección de piano!» 
atracciones que todos los 
ca les dan a sus alumnos al 
final de cada clase. Los padres también les di- 
cen lo mismo a sus hijos e hijas. Los alum- 
nos que no practican sus lecciones conocen 
las consecuencias: ¡no podrán tocar bien 
durante la próxima clase! 

Se dice que la práctica es la madre de la 
perfección. Todos sabemos que si repeti- 
mos algo, finalmente llegaremos a domi- 



Para un cristiano, 

ser el primero 

significa convertirse 

en el postrero. 



narlo. Sin embargo, en el campo de las cien- 
cias, la repetición no necesariamente impli- 
ca perfección. Para demostrar la veracidad 
o falsedad de un concepto, los cientüicos 
realizan experimentos. A fin de evitar erro- 
res, repiten en ocasiones el experimento a 
fin de obtener un resultado promedio. 

En las clases de ciencias, los profesores 
hacen que los alumnos asistan a laborato- 
rios a fin de que entiendan los conceptos 
científicos, así como la forma de aplicarlos en 
la vida diaria. Realizar experimentos ayuda 






a los alumnos a entender la aplic; 
tica de los conceptos enjuego. 

Jesús utilizó la misma metodología con 
sus alumnos. «Entonces llamó a la multi- 
tud y a sus discípulos. "Si alguien quiere 
ser mi discípulo — les dijo — , que se nie- 
gue a sí mismo, lleve su cruz y me siga"» 
(Mar. 8: 34). 

A fin de entender los conceptos cientí- 
t'icos. los alumnos deben descartar sus ideas 
previas e implementar las instrucciones del 
profesor. De manera parecida, Jesús dijo que 
si queremos ser sus discípulos debemos des- 
cartar toda idea respecto al bien y al mal y 
llenar nuestras mentes con la verdad divi- 
na. Los estudiantes de ciencias tienen que 
adquirir un sentido práctico de las mismas, 
al seguir las instrucciones de sus maestros. 
Jesús también instruye a sus discípulos pa- 
ra que practiquen sus enseñanzas al tomar 
su cruz y seguirlo. Seguirlo significa adoptar 
sus instrucciones como una forma de vida. 

Lamentablemente, muchos que profe- 
san ser sus discípulos nunca descartan sus 
ideas respecto al bien y al mal. A fin de que 
los discípulos puedan colocar a Jesús en el 
primer lugar de sus vidas, deben ellos ubi- 
carse en el último. Para u 



tero significa co 


ivertirse en el postrero. 


se contrapone 


a las creencias popula- 


Sin embargo, 


si no descartamos las 


s mundanas, nu 


nca podremos apreciar 


xperimentar el i 


mor de Dios. No sere- 


discípulos gen 


ainos si no le damos a 



r lugar. 



Daniel Saputra, Palembang, Sumí 



Domingo 

17 de febrero 



Nacidos para ser discípulos 



Mateo 17: 1-13; 18: 1-4, 24; 28: 19, 20; 
Marcos 8: 27-30; Juan 6: 41-58 

Efesios 2: 10 afirma que: «somos he- 
chura de Dios, creados en Cristo Jesús para 
buenas obras, las cuales Dios dispuso de an- 
temano a fin de que las pongamos en prác- 



para ser discípulos de Cristo. Cuando es- 
cuchamos la palabra discípulo, mucha gen- 
te piensa en los doce discípulos de Jesús, o 
en pastores y ministros. Pero la Biblia afir- 
ma que todo el que acopla a Jesús como 
su Señor y Salvador se convierte en su 
discípulo. 

Un discípulo es una persona que ha 
nacido de nuevo, se ha unido a la iglesia, 
ha identificado sus dones espirituales y ha 
aceptado la responsabilidad de desempeñar 
un papel en la iglesia compatible con di- 
chos dones. 1 Elena G. de White escribió: 
«Cada verdadero discípulo nace en el reino 
de Dios i 



Pedro describe al pueblo de Dios como 
«piedras vivas, con las cuales se está edifi- 
cando una casa espiritual. De este modo lle- 
gan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer 
sacrificios espirituales que Dios acepta por 
medio de Jesucristo [...] linaje escogido, 
real sacerdocio, nación santa, pueblo que 
pertenece a Dios, para que proclamen las 
obras maravillosas de aquel que los llamó 
de las tinieblas a su luz admirable» (1 Ped. 
2: 5-9) ¡Qué descripción maravillosa del 
discipulado contienen estos versículos! 
El discipulado es parte del nuevo naci- 



Experimentando el discipulado 
de manera personal 

«Jesús y sus discípulos salieron hacia 
las aldeas de Cesárea de Filipo. En el cami- 
no les preguntó: "¿Quién dice la gente que 
soy yo?" "Unos dicen que Juan el Bautista, 
otros que Elias, y otros que uno de los pro- 
totas', contestaron". "Y ustedes, ¿quién di 
cen que soy yo?" "Tú eres el Cristo", aíir- 
mó Pedro. Jesús les ordenó que 
ran a nadie acerca de él » (Mar. 8: 27-30). 

Cuando Jesús les preguntó a sus discí- 
pulos qué decía la gente de él, ellos 
donaron las diferentes opiniones que 
an escuchado. Cuando le preguntaron a Pe- 
dro, el identificó al Maestro diciendo que 
era el Mesías. Experimentar personalmen- 
te el discipulado es lo mismo que relacionar- 
se directamente con Cristo. Para conocerle 
en persona, hemos de caminar con él, ha- 
blar con él, trabajar junto a él. Hacerlo nos 
ayudará a ganar a otros discípulos. «El es- 
fuerzo personal por otros debe ser precedi- 
do de mucha oración secreta; pues requie- 
re gran sabiduría el comprender la ciencia 
de salvar almas. Antes de comunicaros con 
los hombres, comunicaos con Cristo. Ante 
el trono de la gracia celestial, obtened una 
preparación para ministrar a la gente». 3 

«Conságrate a Dios todas las 
haz de esto tu primer trabajo. Sea tu 
ción: "Tómame ¡oh Señor! o 
te tuyo. Pongo todos mis planes a tus pies. 
Úsame hoy en tu servicio. Mora conmigo y 
sea toda mi obra hecha en ti". Este es un 
asunto diario. Cada mañana conságrate a 
Dios por ese día. Somete todos tus planes 
a él, para ponerlos en práctica o abando- 
narlos según te lo indicare su providencia. 






u vida en las manos de Dios 
:z más semejante a la de 



recordativos apropiados de la importancia 
que tiene participar en el Servicio de Co- 



Un espíritu de humildad 

«En ese momento los discípulos se acer- 
caron a Jesús y le preguntaron: "¿Quién es 
el más importante en el reino de los ciclos?" 
Él llamó a un niño y lo puso en medio de 
ellos. "Les aseguro que a menos que ustedes 
cambien y se vuelvan como niños, no en- 
trarán en el reino de los cielos"» (Mat. 18: 
1-3). 

Para ser discípulos de Jesús debemos 
poseer un espíritu humilde y moldeable, 
como el de un niño. Un espíritu de humil- 
dad es una demostración ante el mundo 
que «ustedes mismos son nuestra carta, es- 
crita en nuestro corazón, conocida y leída 
por todos» (2 Cor. 3: 2). 

Experimentando el discipulado 
mediante el Servicio 
de Comunión 

«Ciertamente les aseguro — afirmó Je- 
sús — que si no comen la carne del Hijo 
del hombre ni beben su sangre, no tienen 
realmente vida. El que come mi carne y be- 
be mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resu- 
citaré en el día final. Porque mi carne es 
verdadera comida y mi sangre es verdade- 
ra bebida. El que come mi carne y bebe mi 
sangre, permanece en mí y yo en él» (Juan 
6: 53-56). Estos versículos se refieren a 
alimentar nuestra relación con Cristo me- 
diante el estudio de la Biblia, la oración y 
toda otra disciplina espiritual. También son 



a la importancia de e 
uestro Creador, leen 






que los resultados prácticos de la comu- 
nión con Dios. Debemos mostrar con nues- 
tra vida diaria que tenemos paz y descanso 
en el Salvador. Su paz en el corazón se re- 
flejará en el rostro. Dará a la voz un poder 
persuasivo. La comunión con Dios enno- 
blecerá el 410 carácter y la vida. Los hom- 
bres verán que hemos estado con Jesús co- 
mo lo notaron en los primeros discípulos. 
Esto comunicará al obrero un poder que 
ninguna otra cosa puede dar. No debe per- 
mitir que cosa alguna le prive de este 

«Cuando el amor de Cristo está guar- 
dado en el corazón, como dulce fragancia 
no puede ocultarse. Su santa influencia se- 
rá percibida por todos aquellos con quie- 
nes nos relacionemos». 6 

PARA COMENTAR 

1. ¿Cómo podemos mantener una relación 
personal con Cristo en el agitado mundo 

2. ¿Qué pueden hacer tú y la iglesia para 
que todos sus miembros experimenten 
el discipulado? 



Henky Wíjaya, Malang, Java Orít 



Lunes 

18 de febrero 



Los legítimos partícipes 
del discipulado 



TESTIMONIO 

Juan 13:34,35 

«Por muy noble que sea lo profesado 
por aquel cuyo corazón no está lleno del 
amor a Dios y a sus semejantes, no es ver- 
dadero discípulo de Cristo. Aunque posea 
gran fe y tenga poder aun para obrar mi- 



o los 



lUtll». 















la fuerza 



ltima reunión con sus discí- 
pulos, el gran deseo que Cristo expresó por 

él los había amado. En varias ocasiones ha- 
bló de esto. "Esto os mando, dijo repetidas 

Su primer mandato, cuando estuvo a solas 
con ellos en el aposento alto, fue: "Un man- 
damiento nuevo os doy: Que os améis unos 
a otros: como os he amado, que también 
os améis los unos a los otros". Para los dis- 
cípulos, este mandamiento era nuevo; por- 
que no se habían amado unos a otros como 
Cristo los había amado. El veía que nuevas 
ideas e impulsos debían gobernarlos; que 
n practicar nuevos principios; por su 
e iban a recibir un nuevo 
or. El mandato de amarse 
a nuevo significado a la luz 
i. Toda la obra de la gracia 

zo desinteresado y abnegado. Durante toda 
hora de la estada de Cristo en la tierra, el 
amor de Dios fluía de él en raudales incon- 
tenibles. 

»Este amor es la evidencia de su dis 
pulado. "En esto conocerán todos que s 
mis discípulos — dijo Jesús — , si tuviei 
amor los unos con los otros". Cuando 



; propios, sino por el amor, 
manifiestan la obra de una influencia que 
está por encima de toda influencia huma- 
na. Donde existe esta unidad, constituye 
una evidencia de que la imagen de Dios se 
está restaurando en la humanidad, que ha 
sido implantado un nuevo principio de vi- 
da. Muestra que hay poder en la naturaleza 



«Este amor es la evidencia 
de su discipulado». 



divina para resistir a los agentes sobrenatu- 
rales del mal, y que la gracia de Dios sub- 
yuga el egoísmo inherente en el corazón 

PARA COMENTAR 

1. ¿Qué perspectiva nos presenta la lección 
de hoy respecto a la doctrina cristiana? 

2. ¿Cómo se describe en 1 Corintios 13 el 



3. ¿Cómo mostró Jes 
la tierra, los rasgos del a 
dos en 1 Corintios 13? 

4. Piensa en una situación 
que te has encontrado i 
¿Demostró tu reacción el tipo de amor 

a los discípulos de Jesús? 
así, ¿cómo podrías haber reac- 
í forma diferente? 



La tarea más elevada, 
de la iglesia 



Martes 
19 de febrero 



EVIDENCIA 

Mateo 28: 19 

Lucas nos dice que Jesús vino a buscar 
y a salvar a los perdidos (Luc. 19: 10). Juan 
afirma que Jesús vino para que los hombres 
y las mujeres creyeran en él (Juan 3: 16). 
¿Cómo pudo Jesús lograr esto? La iglesia 
primitiva también llamó e hizo discípulos. 
1. Los conversos del día de Pentecostés se 



truidos y adoctrinados por ellos (Hech. 

2: 42). 
2. Apolo había aceptado fogosamente a 

Jesús, pero necesitó a Priscila y Aquila 

para que lo instruyeran (Hech. 18: 26). 
En el griego, la palabra para «discípu- 
lo» equivale a «seguidor», un «aprendiz». 
Los discípulos eran seguidores de Jesús y 
aprendían de él. Esto es lo que se enfatiza 
en Mateo 28: 19. Hacer discípulos es el ver- 
bo principal en este versículo. Los demás 
verbos como bautizar, enseñar, son acciones 
subordinadas. 1 

Pareciera que la mayor parte de noso- 
tros estamos satisfechos con llevar a cabo el 
trabajo secundario de bautizar y enseñar, 
en vez de la labor principal de hacer discípu- 
los. Queremos enseñar y bautizar, pero ol- 
vidamos que la tarea más elevada de la igle- 
sia es hacer discípulos. Sweazey dijo: «El des- 
cuido de la iglesia al no hacer discípulos es el 
mayor escándalo del evangelismo». 2 

Podemos contribuir a la formación de 
discípulos mediante una 



como al observar le 
tes principios: 
1 . Cuidando de los nuevos conversos. La 

Biblia nos dice que Felipe, uno de los 
doce, fue a buscar a Natanael y cuando 
lo encontró le dijo: «Hemos encontrado a 
Jesús de Nazaret, el hijo de José, aquel 



Olvidamos que la tarea 

más elevada de la iglesia 

es hacer discípulos. 



de quien escribió Moisés en la ley, y de 
quien escribieron los profetas» (Juan 1: 
45). 
2. Participando en el Servicio de Comu- 
nión. «Porque cada vez que comen este 
pan y beben de esta copa, proclaman la 
muerte del Señor hasta que él venga» (1 
Cor. 11: 26). 

PARA COMENTAR 

1. ¿Cuál es la relación entre el Servicio de 
Comunión y el discipulado? 

2. ¿Cuáles son las diferencias entre celebrar 
una cruzada evangelizadora y hacer dis- 
cípulos? ¿Cuáles son las similitudes? 



. Myror 



, Au^k 



Mesnick M. W. Ataupah, Palembang, South Sur 



20 de febrero 



La belleza del discipulado 



COMO ACTUAR 

Hechos 18: 23 

Para que alguien se conv 
cípulo debe mostrar lealtad 
reflejar en su vida diaria si 
Mientras Jesús viajaba por Judea y S 
is discípulos viviendo de 



De esa forma, Jesús les mostró a los dis- 
cípulos, así como a nosotros, cómo romper 
las barreras que impiden que la gente lo siga. 



do a 



En s 



La junto al pozo, les mos- 
tró cómo se puede ayudar a alguien a con- 
vertirse en su discípulo (Juan 4: 1-42): 

1. Debido a que los judíos y los samarita- 
nos se odiaban, era difícil que esta mujer 
se arriesgara a ser rechazada por Jesús si se 
ofrecía a sacarle agua del pozo. Así que 
él tomó la iniciativa al pedirle el favor de 
un trago de agua (vers. 7). 

2. Jesús suplió sus carencias internas al 
hablarle del «agua de vida», de su pasa- 
do y de la forma correcta de adorar a 
Dios (vers. 10-24). 

3. Jesús no la avergonzó respecto a su pasa- 
do. En vez de ello, la felicitó por decir 
la verdad (vers. 16-18). 

4. Mediante esta información, le permitió a 
la mujer que sacara sus conclusiones res- 
pecto a su persona. 

Así que para el momento en que Jesús 
declara su verdadera identidad, ella ya está 
convencida de que él es el Mesías. ¿Cómo 
lo sabemos? Ella corre de vuelta a la aldea 



Jesús no la avergonzó 
respecto a su pasado. 



Los discípulos son recién nacidos que 
aprenden a utilizar sus talentos a favor de su 
Maestro, para que otros también se con- 
viertan en discípulos (Rom. 12 6-8; 1 Cor. 
12: 7-11; Efe. 4: 11-13). 

Los discípulos de Cristo deben siempre 
recordar que nacieron de nuevo para ser 
obreros del reino de Dios, al igual que la 



PARA COMENTAR 

1. ¿Cómo puedes incorporar los métodos 
utilizados por Jesús para evangelizar a la 
samaritana, en tu vida diaria? 

2. ¿Cómo piensas que Jesús te está ayudan- 
do a alcanzar tu pleno potencial como 
discípulo suyo? 



Posman Simanjuntak, Palembang, Sun 



El humilde discipulado- 



jueves 

21 de febrero 



Mateo 18: 1-4 



Ellos se carcajea 
isojosn 



e han llamado la 
n, gritan, sonríen 
o reflejan el peca- 



do y cuando c 

libertad y alegría. Cada vez que veo un r 

ño me dan deseos de abrazarlo. 

Jesús preguntó: «¿Quién es el más ir 
portante en el reino de los cielos?» (M; 
18: 1). Luego le pidió a un niño que se p 
siera en pie y dijo: «Les aseguro que a m 
nos que ustedes cambien y so vuelvan c 
mo niños, no entrarán en el reino de los 
cielos. Por tanto, el que se humilla como 
este niño será el más grande en el reino de 
los cielos» (vers. 3, 4). 

Hay muchas cosas interesantes respec- 
to a los niños. Dos de ellas: 
1. Mientras los discípulos estaban discu- 
tiendo cuál de ellos era el mayor, Jesús 
les dijo: «Si alguno quiere ser el prime- 
ro, que sea el último de todos y el servi- 
dor de todos (Mar. 9: 35). Luego llamó a 
un segundo niño y dijo: «El que recibe 
en mi nombre a uno de estos niños, me 
recibe a mí; y el que me recibe a mí, no 
me recibe a mí sino al que me envió» 



(ve 



. 37). «La sencilla confianza y la 
ite obediencia de un niño represen- 






:r de g" 



2. Los niños son como imanes: la gente es 
atraída por su sencillez y confianza. 
Cuando aceptemos a Cristo com 
tro salvador y pasamos tiempo 
aprenderemos a seguir 
Muchas veces estamos ocupados en act 
vidades que únicamente nos benefician a 
nosotros. Olvidamos volvernos como 
niños pequeños que atraen a sí a los 
demás. Olvidamos que, ayudar a la gente 
a que también sigan al Señor. 
Cuando se nos llama para que seamos 
sus discípulos, debemos aprender a actuar 
igual que nuestro Maestro: poniendo a un 
lado y olvidándonos de nosotros mismos, 
de forma que únicamente Jesús more en 
nuestras mentes y corazones. En Colosenses 
leemos: «Por eso, de la manera que recibie- 
ron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora 
en él» (Col. 2: 6). Esto significa que necesi- 
tamos una relación continua con Cristo, 
involucrándolo en todos los aspectos de 
nuestra vida. Cuando hagamos la decisión 
i discípulos suyos experi- 
is el gozo del discipulado, porque 
y colaboraremos con Cristo. 






reino de los cielos. Notar que Jesús 
habla de "niños" (literalmente, de "niñi- 
tos'i, los que de los malos ejemplos que 
dan los adultos, no han aprendido los 
pecados de la duda y la desobedien- 



PARA COMENTAR 

1. ¿De qué manera podrí 



:. ¿Por qué es aun 
mundo actual, ¡ 



, respecto a la humildad y la fe e 



Ldsíe \\~\jaya, Malang, Java Oriental, Indonesi 



Viernes 

22 de febrero 



EXPLORACIÓN 

Mateo 28: 19, 20; Marcos 8: 34; 1 
Pedro 2: 5-9 



PARA CONCLUIR 

El discipulado es algo diferente de ser 
miembro del «club de admiradores» de Je- 
sús. Los discípulos no son porristas o albo- 
rotados fanáticos; son parte del equipo. Y 
lo son a largo plazo, no tan solo hasta que la 
popularidad de su ídolo se desvanezca. Los 
discípulos ponen a Jesús en el primer lu- 
gar de sus vidas, al colocarse ellos en el 
último. Son llamados a ganar otros discípu- 
los (aprendices) quienes participan del mis- 
mo celo por Jesús. «Un discípulo es alguien 
que ha nacido de nuevo, se ha unido a la 
iglesia, ha identificado sus dones espirituales 
y ha aceptado la responsabilidad de una ta- 
rea que sea compatible con dichos dones». 

CONSIDERA 

• Dibujar un diagrama bidimensional o tri- 
dimensional del Tabernáculo del desier- 
to, incluyendo el atrio. Define tu papel, 
según 1 Pedro 2: 5, como «sacerdote» o 
«sacerdotisa». 

• Redactar una anotación para un blog, o 
enviar un correo a un grupo afín, donde 
describes un acontecimiento cuando al- 
guien trató de convencerte de algo («testi- 



Más que un club 
de admiradores 



ficó»): un amigo, un vendedor, un miem- 
bro de otra iglesia. Describe lo que el «tes- 
tigo» hizo correctamente, y en qué se 

• Componer una canción que contenga 
dos o tres estrofas y un coro. Escríbela 
como si Jesús la hubiera cantado, de ro- 
dillas durante la Santa Cena, tratando de 
persuadir a Pedro que le permitiera la- 
varle los pies. 

• Permanecer unos quince minutos en 
una tienda de mascotas «contemplando 
los peces de colores», o visitando algún 
otro lugar donde haya una pecera. Estu- 
dia cuidadosamente el comportamien- 
to de los peces a fin de descubrir cual- 
quier similitud entre ellos y la gente que 
Jesús desea «pescar». 

• Hacer una lista de los «peces» que dese- 
as ganar para Cristo. En la parte superior 
de la lista deben estar aquellos sobre quie- 
nes ejerces algún tipo de influencia. Ora 
por estas personas, no solamente como 
un cristiano sino como el discípulo de 
Jesús que eres. 

PARA CONECTAR 

/Eugene H. Peterson, A Long Obedience va 
the Same Dírection; Dallas Willard, The Di- 
vine Conspiracy. 

/Maylan Schurch, Renton, Washington 



Renee Cofjee, Gobles, Michigan, EE. UU.